Cómo derretir el hielo sin darle calor

EmailGoogle GmailPrintPrintFriendlyGoogle BookmarksCompartir/Guardar

Cuando estudiamos Física y Química siempre nos cuentan que el punto de fusión del agua es 0 ºC. Y es cierto, siempre y cuando estemos hablando de agua pura, y la presión externa sea de 1 atmósfera. Sin embargo, es realmente difícil conseguir agua totalmente pura: la que solemos manejar tiene cantidades más o menos importantes de sales minerales, oxígeno y CO2, amén de sustancias contaminantes, bacterias, etc., lo cual provoca que el punto de fusión real del agua que solemos manejar es ligeramente inferior a 0 ºC.

Efecto de las sustancias disueltas en agua

La presencia de éstas provoca que el punto fusión del agua disminuya, tanto más cuanto mayor sea la concentración, de tal manera que el agua de mar no congela a 0ºC, sino a unos -2 ºC.

Cuando nieva, es habitual que se formen placas de hielo, causantes de todo tipos de accidentes y caídas:

Para evitar este tipo de situaciones, se añade sal a las calles y carreteras para librarnos de tan molestas placas, por lo que es una creencia generalizada que “la sal derrite el hielo“, aunque no es exactamente así. La sal forma una mezcla con el hielo cuyo punto de fusión está por debajo de los 0 ºC. Si el punto de fusión del agua baja tanto como para que la temperatura externa esté por encima, el agua pasará a estado líquido.

Imaginemos que un frío día de invierno en el que la temperatura es -5 ºC echamos sal a la nieve. El punto de fusión del agua que forma la nieve es aproximadamente 0 ºC, por lo que dicho agua estará en estado sólido. Al echar sal, la mezcla resultante bajará su punto de fusión a, por ejemplo, -10 ºC. Resulta que ahora la temperatura externa (que sigue en -5 ºC) es mayor que la temperatura de fusión de la mezcla agua/sal, por lo que ésta pasará al estado líquido.

Efecto de la presión

La presión también afecta: al aumentar ésta, disminuye el punto de fusión del agua, de tal manera que si apretamos con mucha fuerza un trozo de hielo, éste empezará a derretirse. Y no lo hará por el calor de nuestra mano, sino por la presión que ejercemos sobre él.

De hecho, se puede hacer que un cable metálico atraviese una barra de hielo sin cortarlo. ¿Alguien se atreve a explicar cómo?


Deja un comentario