¿Es posible adelgazar viajando a la Luna?

EmailGoogle GmailPrintPrintFriendlyGoogle BookmarksCompartir/Guardar

Muchas veces hemos oido que en la Luna o en Marte pesamos menos que en la Tierra, lo cual es estrictamente cierto. Sin embargo, casi todo el mundo lo entiende (erróneamente) como que viajar a la Luna te hace más delgado. Por ello, conviene aclarar unos cuantos términos:

Diferencia entre peso y masa

 Explicar esto se ha convertido en un clásico en el aula. Masa es la cantidad de materia que tiene un cuerpo, y se mide en kilogramos (kg). Peso es la fuerza de tipo gravitatorio con la que nos atrae el cuerpo celeste sobre el que estemos situados (en nuestro caso, la Tierra), y se mide en Newton (N).

Ambas están estrechamente relacionadas: \vec{P} = m\cdot\vec{g}

Cuando nos colocamos sobre una báscula, ésta está calibrada de tal manera que calcula nuestra masa, y nos da el resultado en kilogramos. Vulgarmente a esto lo llamamos pesarnos, aunque deberíamos llamarlo medir nuestra masa. Para calcular nuestro peso, deberíamos suspendernos de un dinamómetro, lo cual nos daría el valor de la fuerza (medida en Newton) con la que la Tierra nos atrae.

Dinamómetro digital

 

Entonces ¿qué ocurre en la Luna?

En la Luna, la aceleración de la gravedad es 1,62 \frac{m}{s^2}, mientras que en la Tierra es de 9,81 \frac{m}{s^2}. Si nuestra masa es de 60 Kg y nos colgásemos de un dinamómetro colocado en la Tierra, marcaría 588,6 N. Sobre la Luna, marcaría 97,2 N. Es decir, el peso es menor sobre la superficie lunar.

EL PESO ES UNA FUERZA Y DEPENDE DE LA GRAVEDAD

Hagamos el mismo experimento con una balanza (que mide masas), colocándonos en un platillo y haciendo que alguien coloque masas conocidas en el otro hasta que la balanza quede equilibrada. Y lo vamos a hacer tanto en la Tierra como en la Luna.

Balanza

 

Lo que observaremos es que estemos donde estemos (en la Tierra, la Luna, Marte, etc.), tendremos que colocar 60 Kg de masa en el segundo plato.

LA MASA ES CANTIDAD DE MATERIA, Y NO DEPENDE DE LA GRAVEDAD

Cuando adelgazamos ¿qué perdemos?

La respuesta no puede ser más clara: perdemos masa. Como la mayor parte de la humanidad no sale al espacio exterior para experimentar con distintas aceleraciones de gravedad sino que vive de forma permanente en la Tierra, estamos afectados siempre por su gravedad. De tal forma que al adelgazar (perder masa), también perdemos peso. Por ejemplo, si de 60 Kg pasamos a 55Kg, nuestro peso varía de esta manera:

P_{antes} = 60 Kg \cdot 9,81 \frac{m}{s^2} = 588,6 N

P_{despues} = 55 Kg \cdot 9,81 \frac{m}{s^2} = 539,55 N

Al viajar fuera de la Tierra, la gravedad cambia, y con ello nuestro peso; pero no tiene por qué variar nuestra masa. Es decir, ni adelgazaremos viajando a la Luna (aunque nuestro peso allí sea menor) ni engordaremos al viajar a Júpiter (aunque nuestro peso sea mayor):

P_{Tierra} = 60 Kg \cdot 9,81 \frac{m}{s^2} = 588,6 N

P_{Luna} = 60 Kg \cdot 1,62 \frac{m}{s^2} = 97,2 N

P_{Jupiter} = 60 Kg \cdot 23,12 \frac{m}{s^2} = 1387,2 N

En cualquiera de los casos, seguiremos con nuestros 60 Kg de masa.