El calentamiento global que produce una glaciación

En la película de ciencia ficción «El día de mañana», nuestro planeta se enfrenta a una glaciación de efectos devastadores, como consecuencia del calentamiento global producido por el aumento del efecto invernadero. Y todo ello en apenas unas semanas.

Pero… ¿esta situación es factible? ¿Realmente el calentamiento global puede desembocar en una glaciación? En la película, el climatólogo Jack Hall explica que el deshielo de los polos afectará a las corrientes marinas, responsables de la estabilidad del clima, aunque no se para a explicar mucho más. Al fin y al cabo, en una película no se puede explicar absolutamente todo, así que yo te lo explico.

 

Cómo ocurriría la glaciación

 

El hielo de los polos está constituido por agua dulce, con un bajo contenido en sales. Una de las diferencias más importantes entre el agua salada y el agua dulce es que ésta se evapora mucho más fácilmente, de tal manera que si se derritieran los polos la gran cantidad de agua dulce que llegaría a los océanos provocaría que la salinidad de éstos se redujera de forma notable.

Como consecuencia, el agua del mar se evaporaría mucho más rápidamente y en cantidades mucho mayores, llegando a crear nubes tan grandes que podrían cubrir gran parte del planeta. De ahí a una glaciación… un paso.

El orden de sucesos sería:

  1. El aumento progresivo de los niveles de CO2 en la atmósfera provoca el calentamiento paulatino de la superficie del planeta (fenómeno conocido como «calentamiento global«)
  2. El calentamiento global provoca el deshielo de los polos
  3. El agua dulce resultante provoca que la salinidad del agua de mar disminuya bruscamente
  4. El mar se evapora más rápidamente y en cantidades mucho mayores que de costumbre
  5. Las nubes formadas cubren el planeta, que deja de recibir la luz del Sol
  6. Se produce una bajada importante de las temperaturas, produciendo la temida glaciación.

 

Un futuro incierto

 

Lo preocupante de la película es que tiene poco de ficción. Aparte de las típicas tramas padre-hijo y chico-chica, el argumento no solo es creíble, sino perfectamente posible. De hecho, tras haber visto la película hace 7 años leí (no recuerdo dónde) que la escena inicial (la rotura de un casquete polar) ocurrió realmente antes de grabar la película, en el mismo sitio y después de que se escribiera el guión.

Personalmente dudo mucho que la congelación de la mitad del planeta ocurriese en apenas unas semanas, pero por lo demás creo que la película refleja lo que nos espera si seguimos aumentando los gases de efecto invernadero. Y peor aún es que es una herencia que vamos a dejar a nuestros hijos y nietos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.