¿Un litro de leche? (Parte 1)

Cuando compramos un tetra-brik que contiene un líquido (zumo, leche, etc.) nos fiamos del fabricante y damos por bueno el volumen que viene etiquetado, pero ¿podemos realmente fiarnos?

Existen dos maneras de comprobar el volumen que realmente tienen los envases de tetra-brik, y utilizaré ambas para comprobar si realmente pagamos por un producto correctamente etiquetado o no.

¿Tenemos realmente un litro de leche?

La primera manera de comprobar el volumen es matemática. Se trata de hallar un volumen de un prisma de base rectangular, midiendo sus tres lados distintos y multiplicándolos.

V = a · b · c

Si hemos medido en centímetros, obtendremos el volumen en centímetros cúbicos (es decir, en mililitros), por lo que deberíamos obtener un valor aproximado de 1000.

Para obtener la medida lo más exacta posible, recortaremos el brik y lo mediremos por dentro, que es al fin y al cabo donde va a estar contenida la leche.

Con el tetra-brik que he usado yo, obtengo las siguientes medidas:

  • Primera medida: 19,3 cm
  • Segunda medida: 5,5 cm
  • Tercera medida: 8,7 cm

¿Nos ha timado el fabricante?

Vamos a comprobarlo:

V = a · b · c = 19,3 · 5,5 · 8,7  = 923,5 cm3

Redondeando a 924 cm3, todo apunta a que en cada tetra-brik nos dan 76 cm3 menos de lo que nos corresponde. ¿Habremos cometido algún error? ¿Cómo más podemos comprobar el volumen del tetra-brik? Más en el próximo post.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *