Cómo reconocer un bulo

Vivimos en un mundo globalizado en el que las redes sociales dan cabida a todo tipo de noticias, opiniones, preguntas, respuestas, etc., a una velocidad impensable hasta no hace muchos años. La información puede dar la vuelta al mundo en cuestión de segundos, y en muchas ocasiones no tenemos tiempo de discernir si lo que nos ha llegado es verídico, si proviene de una fuente fiable, si tiene lógica… incluso nos puede pasar que ni siquiera queramos plantearnos la veracidad de lo que nos llega, simplemente nos lo creemos a pies juntillas y ya está.

Pero hay informaciones que caen en el absurdo y con un poco de conocimiento científico podemos calificarlas de «fake news» o sencillamente BULOS.

Ejemplo de bulo actual

Para ilustrar el asunto en cuestión, he hecho una captura de pantalla de un mensaje que me ha llegado a través de Whatsapp:

¿Y cómo sabes que es un bulo?

En cuanto a los consejos médicos, no puedo aclarar mucho. Hay cosas de sentido común que son ciertas en cualquier situación (es importante estar hidratado, dormir entre 7 y 8 horas diarias…) y afirmaciones que ya de entrada chirrían un poco: el virus ataca las terminaciones nerviosas, se une al oxígeno…

A nivel químico, sin embargo, el texto es un disparate total. Por partes:

  1. Una organización tan importante como la Cruz Roja cuida mucho la forma en la que difunde sus mensajes, tanto en la forma de publicación (su propia página web, anuncios a página completa en periódicos de prestigio, etc., no a través de Whatsapp) como en la limpieza de la redacción (jamás se les colaría un error como «suguiente», un punto y coma en lugar de dos puntos o una frase tan extraña como «la prevención nunca es demasiado», que parece una absurda traducción de Google Translate).
  2. ¿Qué consideran «agua purificada»? Supongo que se refieren a agua potable, porque el agua pura (lo más cercano a lo que puede acceder cualquier persona es agua destilada, que NO es pura) no se puede beber. Si lo hiciéramos, entraría como un rayo dentro de nuestras células sin control, hinchándolas peligrosamente.
  3. Tenga el pH que tenga el coronavirus, da igual lo que comamos. Cuando llega al estómago, la comida se encuentra con los jugos gástricos, que son muy ácidos. Si la comida no puede neutralizar totalmente dichos jugos ¿cómo va actuar contra el COVID?
  4. Los pH que ofrece el texto son de risa: ¿quién se cree que los cítricos son alcalinos? ¿Alguien puede creer que un limón no es ácido?
  5. Teniendo en cuenta que la escala de pH abarca desde el 0 (muy ácido) al 14 (muy básico) un pH de 22,7 como el que se asigna a los berros se antoja como un disparate descomunal.

Ilustrando la gran burrada

La química nos dice pH + pOH = 14, y que [OH^-]=10^{-pOH}, por lo que

pOH = 14 – pH = 14 – 22,7 = -8,7

[OH^{-}]=10^{-pOH} = 10^{-(-8,7)} = 5,012\cdot 10^8 M

Para preparar una disolución de OH- de esta concentración necesitaríamos utilizar, por ejemplo, hidróxido de sodio (NaOH), también conocida como «sosa caústica», que es una base fuerte y en agua disocia todos sus iones OH-. Si preparamos un litro ¿cuánto NaOH necesitaremos?

5,012\cdot 10^8 \frac{moles}{L} \cdot 1 L \cdot 40 \frac{g}{mol} = 2 \cdot 10^{10} g = 20000000 kg = 20000 toneladas

Es decir, el supuesto pH de los berros lo obtendríamos «disolviendo» 20000 toneladas de sosa (una sustancia química terriblemente corrosiva) en un litro de agua. Probablemente no llegaríamos a ese pH aunque masticáramos directamente sosa, aunque lo que sí nos produciría serían graves problemas de salud, mucho peores que los causados por el COVID-19.

Conclusión

No hay que creer cualquier cosa que nos llega a través de Whatsapp, Twitter, etc. De hecho, es mejor no creer ningún mensaje alarmista que venga de dichas fuentes, y menos cuando el texto está plagado de errores gramaticales, de ortografía, etc.

Además, si algo suena muy exagerado es que seguramente sea falso.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.