Consejos para aprobar un examen (I)

En España, ha llegado la hora de la 2º evaluación. En estas fechas tan señaladas, los profesores tenemos que corregir en pocos días cientos de exámenes, muchos de los cuales no son deficientes por una falta de conocimiento del alumno, o al menos no exclusivamente.

Atiende a las recomendaciones:

Escribe tu nombre completo

Si haces un buen examen pero no has escrito tu nombre, ¿cómo esperas que el profesor te califique? Además, tienes al menos un apellido, y si eres español tienes dos. Escribe tu nombre con todos los apellidos, para facilitar al profesor pasar tu nota. En una sola clase puede haber 4 ó 5 Gómez, por ejemplo, y si no te distingues con tu segundo apellido puede ocurrir que tu magnífico 8 se lo pongan, por error, a otro Gómez.

Lee TODO el examen

Desde la primera letra del encabezado hasta la última letra impresa. Te será fácil hacerte una idea de qué preguntas sabes contestar mejor, a cuáles debes dedicar más tiempo, y probablemente encuentres información de interés o incluso instrucciones específicas que te indiquen qué puedes o no puedes hacer.

Plantea una estrategia

Si la pregunta que te resulta más fácil es la número 5, ¿por qué empezar con la 1, que te parece difícil? Ordena mentalmente las preguntas en orden creciente de dificultad, y sigue dicho orden.

Presta atención a las unidades

Imaginemos que tenéis que calcular una velocidad. Es muy común que pongáis como resultado algo parecido a v = 3,2. Yo siempre pongo la misma anotación: ¿3,2 qué? ¿cebollas? ¿euros? Un resultado así hace sospechar que el alumno ha hecho operaciones matemáticas sin reflexionar cómo lo hacía ni para qué.

Otra cuestión muy frecuente respecto a las unidades es que deben ser coherentes. Si has utilizado una velocidad en km/h y las distancias en kilómetros, el tiempo resultante vendrá expresado en horas, no en minutos o segundos.

Atención a las preguntas tipo test

Muchas veces, las preguntas tipo test restan puntos si se contestan mal, para evitar que los aficionados a las quinielas respondan al azar. En mis exámenes, por ejemplo, la puntuación de las preguntas tipo test es:

  • 1 punto si está bien
  • 0 puntos si no se ha contestado
  • -0,25 puntos si está mal

En estos casos, ante la duda, es mejor no contestar que contestar al azar, ya que una mala respuesta no solo no suma el punto sino que resta 0,25 del resto del examen. Y puede pasar que en el examen se obtenga, incluso, una nota negativa.

Además, si respondes dos o más opciones se considerará mal respondido aunque una de las respuestas marcadas sea la correcta.

Revisa que el resultado sea lógico

Si obtienes un resultado que no tiene sentido, repasa TODO el ejercicio para detectar dónde está el error y corregirlo. Casos muy frecuentes de resultados ilógicos son:

  • Tiempos negativos
  • Concentraciones o masas negativas
  • Comas mal puestas que hacen que el resultado sea muy superior o muy inferior al esperado (por ejemplo, al hallar la altura de una persona obtener 18,9 m en lugar de 1,89 m)

Hace poco, puse en un examen un ejercicio en el que se lanzaba desde lo alto de un edificio de 30 metros de altura un cuerpo hacia arriba, y había que hallar la altura máxima. Por lógica: si desde 30 metros lanzamos algo hacia arriba, la altura máxima que alcanzará el objeto será mayor de 30 m. Podrá ser 40, 32 o 325, pero NO valores como los que respondieron muchos alumnos: 1,25 m, 12 m, -5 m, etc.

Responde exclusivamente a lo que se te pregunte

Es muy irritante encontrarse en un examen respuestas que no tienen nada que ver con la pregunta, o que estando bien dan información adicional no pedida. El «cuanto más escribas, mejor» sólo vale si realmente se está respondiendo a lo que se pregunta, pero puede ser perjudicial si lo haces por rellenar.

Por ejemplo, una pregunta tan concreta como «¿qué separamos con una filtración?» una respuesta requiere una respuesta concreta como «sólidos inmiscibles de líquidos«, y no habría que contestar qué separamos con una decantación o una destilación o una separación magnética. En cambio, sí sería válido ampliar la respuesta comentando que los sólidos se quedarían retenidos en el papel de filtro, y los líquidos lo atravesarían.

Utiliza los datos que se te proporcionen, y no otros

Si en un ejercicio se te indica que uses como valor de la gravedad g = 10 m/s2, usa ese valor, aunque sepas que el valor real es 9,81 m/s2. Muy probablemente te han dado ese valor para facilitar los cálculos, así que aprovéchalo. Ante la duda es mejor preguntar al profesor, por si se trata de una errata (por ejemplo, si en el examen está escrito g = 98,1 m/s2).

Visita la segunda parte de esta entrada, Consejos para aprobar un examen (II), y comprueba con imágenes reales errores cometidos por alumnos en sus exámenes.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.