Docencia en tiempos de pandemia (I)

Las situaciones de confinamiento y semipresencialidad en las aulas nos está llevando a los profesores a reinventarnos para poder impartir nuestras clases. Bien sea porque el alumno está en casa, o estamos los profesores, o todos, dar clase delante de tu grupo completo de forma presencial es una situación cada vez menos común. En estas circunstancias, se impone la impartición de clases online. Veamos qué opciones tenemos.

¿Cómo puedo dar clase online?

Algunas de las posibilidades que se nos plantean son:

  1. Utilizar un sistema de videoconferencia para que los alumnos sigan en directo el desarrollo de la clase, permitiéndoles interactuar y realizar preguntas, hacer aclaraciones, etc. Para la videoconferencia tenemos también varias opciones:
    1. Usar una webcam para emitir mi imagen dando clase en una pizarra al modo tradicional. Opcionalmente podemos prescindir de un micrófono externo, ya que las webcam suelen traer uno incorporado. DESVENTAJAS: necesitamos usar un trípode, que la cámara tenga un cable USB bastante largo (y si no, debo usar un prolongador), tenemos que emitir nuestra propia imagen, la calidad de la imagen dependerá mucho de las condiciones de luz, se necesita un ancho de banda realmente grande y que tanto alumnos como profesores tengan una conexión a Internet muy buena. Además, para que la calidad de la imagen sea la adecuada, la cámara debe tener cierta calidad, y suelen ser caras.
    2. En lugar de escribir en la pizarra, escribimos en papel y usamos una webcam para que se vea dicho papel, que es lo que le llegará al alumno. DESVENTAJAS: nuestra propia mano hace sombra sobre el papel, al que además por nuestra posición llegará menos luz. También requiere mucho ancho de banda, y para que los alumnos que están en clase vean algo se necesita un proyector.
    3. En lugar de escribir en la pizarra o en papel usamos una tableta digitalizadora y con el software de videoconferencia comparto la pantalla. El alumno que está en casa ve lo que escribo en su pantalla, y el que está en clase lo ve a través del proyector. Al acabar, el software de escritura puede guardar todo lo escrito y convertirlo a PDF, para compartirlo a través del Aula Virtual. DESVENTAJA: necesito un micrófono externo y un proyector.
  2. Grabar un vídeo con el contenido que tengamos pensado impartir ese día y compartirlo a través del aula virtual o de un sistema de compartición de material (en Madrid tenemos por ejemplo, la Mediateca). Este sistema no permite la interacción con el alumno, aunque éste puede ver el video tantas veces como le sea necesario.

Todo ello, apoyado por un aula virtual a través del que comunicar con los alumnos, proporcionarles material, etc.

¿Cómo lo he resuelto yo?

De las opciones anteriores, yo he elegido la opción 1.3. Es decir, uso una tableta digitalizadora conectada al ordenador del aula, que a su vez está conectado a un proyector. Los materiales a utilizar son:

  • PC de aula conectado a un proyector
  • Tarjeta digitalizadora. Yo he optado por el modelo One By Wacom, el más sencillo y económico de esta marca.

  • Micrófono externo.
  • Aula virtual con el módulo de Jitsi integrado (en mi caso, me la proporciona Educamadrid). En el caso de no poder disponer de este módulo, se puede utilizar un servidor Jitsi externo u otro software de videoconferencia, aunque por razones de protección de datos podemos tener esta opción alternativa prohibida.
  • Aplicación de grabación de escritorio SimpleScreenRecorder, incluida de serie en Max 10. Este programa solamente está disponible para Linux, pero para Windows y Mac seguramente existan programas similares.

SimpleScreenRecorder

  • Aplicación de pizarra digital Xournal, incluida de serie en Max 10. Este programa solamente está disponible para Linux, pero para Windows y Mac existen programas similares.

Xournal

Antes de lanzarnos a dar clases online…

Tenemos que asegurarnos que todo funciona correctamente.

  • Micrófono: debemos asegurarnos que el ordenador reconoce el micrófono, y configurar correctamente el volumen de entrada. En Max 10, tendremos que pinchar en el icono del altavoz que hay en la barra inferior, elegir «Configuración de sonido» e ir a la pestaña «Entrada». Debemos elegir un volumen que no sea demasiado bajo (no nos oirán) ni demasiado alto (el sonido llegará distorsionado y no se nos entenderá).

 Ajustes de sonido

  • Tableta digitalizadora. Wacom dispone de controladores para Windows y Mac, pero no para Linux. Las versiones más modernas de Ubuntu (como la 20.04 y la 20.10) reconocen las tabletas Wacom sin instalar nada, pero Max 10 (basada en Ubuntu 18.04) no reconoce la tableta a la primera. Para que lo haga, es tan sencillo como ejecutar en una terminal el siguiente comando y proporcionar la contraseña de administrador:
    sudo apt install --install-recommends linux-generic-hwe-18.04 xserver-xorg-hwe-18.04
  • Videoconferencias: tanto si usamos el módulo Jitsi integrado en el aula virtual como si usamos un servidor externo conviene hacer pruebas previas con algún compañero o alguien de confianza, y probar la compartición de pantalla, la detección del micrófono por parte del navegador, etc.
  • Navegador: muchos problemas derivan del navegador de Internet que utilicemos. En Max 10 vienen instalados Mozilla Firefox y Google Chromium. Por mi experiencia, y aunque uso Mozilla Firefox para casi todo, cuando se trata de videoconferencias funciona mejor Google Chromium. En cualquier caso, conviene vaciar la caché del navegador frecuentemente y borrar cookies, aunque ello nos obligue a introducir nuestro usuario y contraseña de nuevo. Si tenemos problemas que no se resuelven de esta manera, podemos probar a navegar en «modo incógnito».

Y algunos consejos extra

  • Dispositivo: es preferible usar un ordenador que una tablet, y ésta mejor que un móvil.
  • Aplicación: Independientemente del dispositivo, en el caso de acceder como alumno a la videoconferencia de Jitsi integrada en el aula virtual es mejor hacerlo desde un navegador web y no utilizar la app de Moodle, que es muy limitada. Y si somos el profesor, debemos tener en cuenta que en dispositivos móviles (al menos en Android) Jitsi no permite compartir nuestra pantalla.
  • Conexión: si podemos conectar a Internet mediante cable de red la conexión será mucho más estable que a través de Wifi, y se reduce la probabilidad de que se entrecorte el sonido o que los alumnos no vean nuestra pantalla.

En el siguiente artículo mostraré los pasos a seguir para dar clase online, desde que entramos al aula hasta que salimos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.