Lava que no quema

Hoy vuelvo a retomar una de mis sagas favoritas: Star Wars. Hay que reconocer que como entretenimiento es muy buena, pero científicamente no se sostiene. El ejemplo más evidente y sencillo de entender es la lucha que sostienen Obi Wan Kenobi y Anakin Skywalker, justo antes de su transformación en Darth Vader, en el capítulo III (La venganza de los Sith):

Bonita lucha. Espectacular. Pero tanto Anakin como Obi Wan parecen olvidar que su enemigo no es el otro, sino el propio escenario de la lucha. De acuerdo con la Wikipedia, «Mustafar es un pequeño planeta de elevada temperatura localizado en el Borde Exterior. Ríos de lava y volcanes componen su paisaje. Este fiero mundo tiene el suelo cubierto de lava y rocas ígneas». Vamos, un bonito lugar para irse de vacaciones o tener una lucha con el peor de tus enemigos que hasta hace una hora era el mejor de tus amigos.

Fallos científicos

No son pocas las objeciones que se le pueden poner a esta escena:

  1. La temperatura de la lava puede variar entre 700 y 1200 ºC, por lo que la capa de «aire» (mejor dicho, gas) justo por encima estará a la misma temperatura. En estas condiciones, y teniendo en cuenta la ropa que llevan, se les secarían rápidamente los ojos y las vías respiratorias, se les chamuscaría el pelo y se les quemaría la piel.
  2. Hacia el minuto 5 del vídeo, los Jedi están flotando a pocos centímetros de altura sobre la lava gracias a una plataforma metálica y un robot. En cualquiera de los casos, ambos objetos estarían también muy calientes, por lo que ni su calzado ni sus pies aguantarían mucho tiempo.
  3. En un planeta en el que «ríos de lava y volcanes componen su paisaje» la atmósfera sería absolutamente irrespirable, debido tanto a la ausencia de oxígeno (no hay vegetación) como a la alta concentración de gases volcánicos.
  4. Alrededor de ellos no dejan de saltar fragmentos incandescentes, que «por suerte» no les alcanzan. Un pequeño fragmento que les cayera encima les produciría terribles quemaduras, incluso la muerte.
  5. Con el ejercicio físico realizado y el calor reinante deberían sudar en abundancia, y dicho sudor podría evaporarse de forma prácticamente instantánea absorbiendo calor del ambiente. De nuevo, el calor absorbido por el agua del sudor podría quemarles la piel.

Lo más curioso, sin embargo, es que habiendo estado varios minutos prácticamente sobre la lava, Anakin empieza a arder cuando está sobre la arena volcánica, previsiblemente más fría y supuestamente a salvo. Y cómo no, Obi Wan se libra de todo mal, que ni no no sería posible su presencia en el capítulo IV para entregar la espada láser de Anakin a Luke Skywalker.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.