Algo tendrá el agua cuando la bendicen

El agua es un componente muy importante de los seres vivos, tanto que en algunos de ellos puede representar hasta el 95% de su masa (por ejemplo, las medusas). Pero ¿por qué el agua y no cualquier otra sustancia? ¿En qué radica la importancia del agua? Sin duda, son las propiedades «raras» del agua las que le dan un tremendo valor biológico.

Propiedades físico/químicas del agua

Se pueden resumir en las siguientes:

  1. El agua es un compuesto polar, lo cual significa que su molécula (aun siendo eléctricamente neutra) tiene cargas eléctricas diferenciadas: una parte positiva (en la zona donde están los átomos de hidrógeno) y otra negativa (en la zona donde están los átomos de oxígeno). Ello permite que el agua disuelva muy bien otras sustancias polares o incluso iónicas, como son las sales minerales.
  2. Su calor específico es alto. Es decir, para aumentar su temperatura (incluso a cantidades pequeñas) hay que aplicar una gran cantidad de calor. Y lo mismo al enfriar: hay que «robarle» mucho calor para que cambie su temperatura.
  3. Es el único compuesto que en estado sólido ocupa más espacio que en estado líquido. Por lo tanto, el hielo es menos denso que el agua líquida y por lo tanto flota.
  4. Su punto de ebullición es elevado (100 ºC), por lo que se evapora con dificultad.
  5. Tiene una elevada tensión superficial (ya hablé de ella en el artículo La hormiga contra la gota de agua)

Importancia del agua para la vida

Las anteriores propiedades son imprescindibles para los seres vivos, por los siguientes motivos:

  1. Al ser polar es el medio perfecto para rellenar las células, permitiendo no solo disolver las sales minerales sino solvatar (o menos técnicamente «llevarse bien con») las distintas moléculas orgánicas con carácter polar: proteínas, glúcidos, vitaminas hidrosolubles, etc.
  2. Además, precisamente por su polaridad permite que en ella ocurran todas las reacciones químicas que tienen lugar en la célula.
  3. Por tener un calor específico alto admite variaciones de calor moderadas sin apenas variar su temperatura, por lo que permite el mantenimiento de la temperatura corporal de los animales de sangre caliente, como el propio ser humano.
  4. Por el mismo motivo, es un regulador del clima, lo cual permite que las temperaturas en las que deben vivir los seres vivos en el planeta no sean extremas.
  5. Al tener un punto de ebullición alto, evita la deshidratación de los seres vivos. ¿Alguien se imagina qué ocurriría si nuestras células tuvieran acetona en lugar de agua? Se secarían con una gran rapidez.
  6. El hielo flota sobre el agua líquida, lo cual protege al agua de congelarse por completo en océanos, lagos, ríos, etc. y permitiendo que exita vida debajo de la capa de hielo. Si éste se hundiera, siempre quedaría agua líquida en contacto con el aire frío, se volvería a congelar y se hundiría, y así sucesivamente hasta que TODO el agua del río, lago, etc. quedase totalmente congelado.
  7. Por su elevada tensión superficial, ayuda a dar forma a las células.

 En definitiva, si nunca hubiese existido el agua no estaríamos aquí leyendo sus propiedades: simplemente no existiríamos. Y todo, gracias a unas propiedades físicas y químicas ciertamente especiales, que no se corresponden con las que debería tener. ¿Será por ello que la bendicen?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.